La-X – Gente con la música por dentro

Cómo manejar y tratar el hipotiroidismo

El hipotiroidismo es una de las enfermedades tiroideas más comunes. Los siguientes consejos te ayudarán a manejar y tratar la condición para mejorar tu calidad de vida.

El hipotiroidismo a menudo se puede controlar con visitas regulares a tu médico.

Esta condición puede ser manejada de manera efectiva. Tu médico puede recetarte un medicamento que reemplace la hormona tiroidea que tu cuerpo necesita, pero que no está produciendo. Generalmente se toma de por vida.

Puede tomar tiempo encontrar la dosis de medicamento adecuada para ti. La edad, el peso corporal, otros medicamentos y tener una enfermedad cardíaca también pueden afectar tu dosis. Una dosis equivocada, aunque sea por poco, puede hacer que tus niveles de TSH estén fuera de los parámetros recomendados.

Es importante que tomes tu medicamento según indicó tu médico, quien vigilará tus niveles de TSH. Con el tiempo, puede ser necesario ajustar la potencia de tu tratamiento. Es necesario ajustar la dosis gradual y cuidadosamente para evitar el tratamiento excesivo o deficiente, pues podrían afectar la función del hígado, los riñones, el corazón, el cerebro, los huesos y el sistema reproductivo.

Consejos para tomar tu medicamento

1. Añade tu medicamento a tu rutina diaria. Debe tomarse a la misma hora todos los días, exactamente como te lo recetó tu médico.

2. Busca la repetición de tu receta a tiempo para que no se te acabe el medicamento. Planifica con anticipación para no perder una dosis, lo cual puede causar cambios en tu nivel de tiroxina.

3. Continúa tomando tu medicamento según lo recetó tu médico, incluso si tus síntomas desaparecen.

4. Notifica a tu médico si comienzas o suspendes cualquier otro medicamento. Algunos tratamientos de reemplazo de la hormona tiroides pueden interactuar con otros fármacos, incluyendo medicamentos sin receta o suplementos vitamínicos. Informa a tu médico si hay algún cambio en cualquier otro medicamento que estés usando.

5. Verifica tus pastillas en la farmacia. Revísalas siempre para asegurarte de que sean las prescritas por tu médico.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response